Fotovoces y la cara humana de TB

Un instrumento de apoyo, de reducción del estigma y empoderamiento de los pacientes

Fotovoces es una herramienta de investigación participativa, empleando la fotografía para ayudar a las personas a identificar, representar y manifestar sus necesidades sentidas relacionadas con tuberculosis, bajo los principios de la fotografía documental, rescatando la apreciación subjetiva de la situación desde la perspectiva de los más vulnerables, permitiendo a las personas registrar y hacer evidentes las fortalezas, prioridades y preocupaciones de su vida y su enfermedad a través de fotografías, dando poder y voz a aquellos que normalmente no son escuchados. Así mismo promueve la generación de conocimientos y el diálogo crítico acerca de hechos importantes relacionados con tuberculosis a través de la discusión alrededor de las fotografías. (Fotos y texto de acompañamiento de los pacienes de TB en la República Dominicana, gracias a KNCV República Dominicana, Entrenador - Heraldo Suero, Ivonne Orejel-Juárez y Netty Kamp) - Tenga un poco de paciencia por favor, porque la presentación puede demorar algo en cargar.

  • La TB es como el humo que salió de esta casa cuando se estaba quemando, como el
humo que daña a enfermos y a sanos.
  • La enfermedad tambien nos rompe el corazón, por más exentos de esta realidad que creamos que estamos, somos vulnerables al dolor, al aislamiento…
  • Viven unos arriba de los otros… factor común en los enfermos de TB.
  • A pesar de esa oscuridad, de ese miedo que yo sentía durante mi enfermedad, entraba una luz.
  • Muerte. Les pasa solamente a los que no perseveran en el tratamiento. Gente en mejores condiciones que yo no perseveró y murió
  • Ése es un centro sanitario que se respira soledad y abandono y ahí es donde van las personas a ser atendidas
  • Me da mucha pena mi prima… tiene TB y su miedo y desdesperación le impiden poner atención a la doctora… ella me dice que tiene pocas ganas de vivir.
  • Rercuerdo que justo así me sentía cuando salí del hospital luego de haberme dicho que tenía TB, estaba desesperada...
  • Mi vecina es más que una hermana. Cunado yo bajé la cabeza, ella la levantó. Me decía que estaba conmigo, que tuviera fe, que con el tratamiento me iba a sanar
  • Lo que más me gusta de mi trabajo es que puedo dar y recibir amor de los pacientes de TB con los que trabajo día a día.
  • Igual que a los cerdos, la gente ibe a visitarme… …de lejitos.
  • A mi mamá lo primero que le dijeron fue que yo no podía beber en los vasos de mi casa. Ahora sé que no se pega así.
  • Abrigado en un día de mucho sol, para que 'no le diera el aire' y para que nadie se diera cuenta de que estaba enfermo
  • Hay personas que están con nosotros, pero no están. La gente se ale ja. Un familiar se puso tras la ventana cuando supo que yo tenía TB. La separación es como la muerte.
  • Ellos conversan y comparten como amigos, dejando fuera al nuevo. Así me sentía yo, como aparte…
  • Pa mi hay dos mundos, de este lado del muro donde estamos los pacientes y de aquel lado del muro donde está la gente sana.
  • Cuando uno tiene TB, está como inválido y la gente le huye. ¿Quién me dará una mano amiga para yo poder levantarme?
  • En vasitos desechables tenía que beber, según me dijeron y me disfrazaba como este señor para que la gente no me reconociera al ir a tomar tratamiento…
  • Así como este pollero oculta su método de matar los pollos, yo oculté por muchos tiempo mi enfermedad… tenía miedo a que me rechazaran…
  • Tapado, disafrazado, escondido... así andaba yo cuando tenía TB.
  • Mi amigo mecánico arregla motores en su taller. Muy pronto tendrán que arreglarlo a él, porque al verlo escupir sangre me di cuenta de que quizás tenga TB... lo más penoso es que está negado a ir al centro de salud.
  • 'Curador de calderos vacíos'. Aunque esté enfermo, tiene que trabajar, ganarse la vida. Èl dice que le gustaría, al igual que los calderos, limpiar sus pulmones.
  • A esa guagua le falta mucho ventilación. Al hecho de que la TB se cura, también.
  • Trabajando juntas, las abejas hacen la miel. Igual, en la lucha por la TB, la unión hace la fuerza.
  • ¿Qué nos depara el futuro? ¡La tuberculosis se cura! Esta verdad puede traer, la esperanza a todas las familias que aún hoy están sufriendo a causa de la TB.
  • ¡Cuánta falta me hacía comer lo que me gustaba y me lo tenían prohibido!… esta enfermedad es una desgracia.
  • ¡Qué dicha es poder lavarse el pelo con shampoo!... cosa que me prohibieron hacer mientras estuve enferma.
  • ¿Tienes? Trabaja tranquilo. Llevo ya 3 meses de tratamiento y puedo sostener a mi familia.
  • Aunque te repitan que no debes usarlo, ¡puedes hacerlo! ¡Puedes estar limpia y olorosa mientras te medicas!
  • Así era mi vida, solamente con puertas cerradas...